Nochevieja, la medida del tiempo y el amor

10

Relojero en la torre del reloj de la Puerta del Sol de Madrid (antena3.com)

 

Hoy ya es 1 de enero de 2015. Ayer era aún 2014, y hoy sumamos 1 año más. Todo 1 año.

Ayer podíamos estar relajados porque hasta hoy no teníamos que poner en funcionamiento nuestra voluntad para acometer los compromisos que hayamos escogido para este año. A las 23:59 no había ninguna obligación, no había contrato firmado con nuestra conciencia. Un minuto después es tiempo de juego.

El tiempo es una medida inventada por el hombre para medir la duración de los acontecimientos de forma unificada. ¿No parece un tanto absurdo que la manera de gobernar nuestras vidas se mida por la llegada de un día concreto, un mes, un año? ¿El buscar la manera de mejorar no debería ser algo sin tiempos o agenda?

Coged las rosas mientras podáis,
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta…

(Walt Whitman)

Nunca he sido de seguir procedimientos rituales para asegurar la “suerte”. Siempre creí que la probabilidad de recibir alguna dosis de suerte es directamente proporcional a la pasión depositada, al trabajo realizado, a la acción, al movimiento, a tu yo diciéndose “voy a por ello”. No así a llevar ropa interior de color roja, a entrar en el año con el pie derecho, a comer las doce uvas o cientos de rituales que se llevan a cabo a lo largo y ancho de nuestro planeta con razón de que pase el segundo 23:59:59 del día 31 de diciembre.

Conversé con mi hermana sobre este hecho, precisamente ayer, y concluimos que estamos de acuerdo en que la vida debe medirse por etapas, por acontecimientos personales, oportunidades, cambios de parecer, sentimientos que afloran…

Y ayer, a las 0:00 del 1 de enero del 2015, mi hija Inés, en medio de la emoción que le provocó a una niña de 4 años el felicitarnos el año de un modo tan efusivo, me dijo de la manera más espontánea, mirándome a los ojos, “te quiero, Papá”.

Después de todo, es posible que el tiempo y el amor estén conectados de alguna manera.

Anuncios

7 comentarios en “Nochevieja, la medida del tiempo y el amor

  1. Qué hermoso Nacho!! creo que lo que sucedió fue que tu preciosa hija percibió la hermosa vibra, y más que eso el amor que se generó al momento de los abrazos. Los niños son más sensibles a las emociones, sumamente perceptivos. Me encanta este punto de vista tuyo!! qué chidísimo que cada día o que cada que tengamos oportunidad podamos sentir que tenermos la oportunidad de iniciar algo especial… o de ser parte de la magia… claro que así es… sólo que el 31 de Dic. es un simbolismo de lo que representa la renovación… y entonces está chidísimo sentirse parte de algo especial… para mi… 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Sabes que yo soy una contradicción en mí mismo, y tengo una convicción determinada. Pero repentinamente surge algo “mágico” que me rompe los esquemas y me hace pensar algo distinto, ni blanco ni negro, gris con tono indeterminado con un toque de cada.
      Yo participo de los simbolismos, primeramente por estar integrado en una sociedad que los practica, pero ocurre esto que cuento aquí y entonces cobra un sentido mucho más profundo. Es una manera de ponerme los pies, no en la tierra, sino en el cielo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Preciosas la forma que tu hija eligió de forma instintiva el celebrarlo y tu manera tan natural de contárnoslo.
    Puede que para ciertas cosas que ocurren dentro de nosotros, no hay tiempo ni límite, pero nuestra existencia está limitada en tiempo y todo lo que hagamos en ella. Que comiences un año con muestras de amor y que se puedan mantener todo el tiempo es una recompensa maravillosa.
    Un abrazo, Nacho.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Gema!!! Efectivamente. El ser humano es parte de algo más grande que lo que podemos palpar. Cuando te ocurren cosas sencillas, pero tan maravillosas, como esta, entiendes que da igual todo lo que pienses o lo firmes que sean tus creencias, lo importante es tener a tu hija, hijo, a tus seres queridos a tu lado, que den sentido profundo a cada segundo de tu vida.
      Me ha encantado tu punto de vista 🙂
      Un abrazo, y Feliz Año Nuevo. Por un año lleno de momentos llenos, te deseo lo mejor.

      Le gusta a 1 persona

  3. Hermosa reflexión. Yo,hace tiempo, que no practico esos símbolos que, se suponen, atraen la suerte en el nuevo año. Tampoco lanzo nungñun deseo. Como tú, estoy atenta a esos instantes mágicos que dan sentido a lo terrenal, precisamente , porque nos hacen despegar los pies del suelo. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s