Microcuento VIII

La gente se cruzaba en su vida como una brisa que hablaba sin decir. Pero esta vez el viento era fuerte y no hablaba. Escuchaba.

Anuncios